jueves, 15 de abril de 2010

Castillo de Villasobroso

Hay un Castillo en el Sobroso, territorio de Mondariz al que se otorgó, gracias a este medieval monumento, nombre de Villa. Vilasobroso es hoy una de las once entidades parroquiales del gran Mondariz y en ella se ubica una de las fortalezas más populares y conocidas de Galicia.
El Tea es un río que nace en la sierra del Suido y desemboca en el Miño, tras recorrer toda la comarca del Condado, a la que también pertenece el gran Mondariz. En este municipio crea espacios naturales de enorme belleza y algunas sendas nos permiten apreciarla.



La leyenda cuenta que entre el castillo y el río mandó construir la reina Urraca una cueva por la que accederían a sus dependencias sus amantes; que dice el mismo mito, hasta aquí llegó su majestad para evitar sus numerosos pecados. Nadie encontró nunca tal túnel, pero sí que merece la pena visitar esta joya medieval, una de las pocas de sus características existentes en España. Ha sido totalmente restaurado por el gobierno gallego y es propiedad, actualmente, del ayuntamiento de Ponteareas, que lo mantiene en uso y servicio como bien cultural.



La historia de la comarca del Condado corre pareja a la de esta fortaleza del siglo X. Su nombre viene de los "sobreiros" o “corticeiros” que existían y aún existen en su magnífico entorno, recuperado como parque. En el 1.117 tuvo mucho protagonismo en las luchas entre los partidarios de doña Urraca y su hijo, Alfonso VII y en el 1379 el rey Juan I lo regaló a Pedro Ruiz de Sarmiento, Señor de Ribadavia. En el siglo XV pasaría a manos de Alvaro de Sotomayor, que vivió en él hasta que los Irmandiños lo destruyeron en 1467. Lo reconstruyó el Conde de Torrecedeira, pero sería su último propietario, Alejo Carrera Muñoz, quien lo vendiese finalmente al ayuntamiento de Ponteareas, que conserva su propiedad.



En Mondariz un sendero fluvial nos invita especialmente a conocer el río Tea, en un tramo en el que podemos disfrutar de tres playas. Se trata de un recorrido de tres kilómetros y está declarado Espacio Natural. Debido a su interés forma parte del proyecto europeo Red Natura 2000. Su inicio es laPonte da Cernadela, de origen romano y reconstruida en el siglo XV. Su entorno es muy bello y en verano se convierte en la primera de las tres playas fluviales. La segunda es la de Foxaco y desde ella sigue el sendero hasta la tercera de las playas, la de O Val. En esta zona, se conserva una importante área con bosque de ribera autóctono. Finaliza el trayecto en el puente do Cruxón, ya en Mondariz Balneario.



Hay otra ruta recomendable en nuestra visita al gran Mondariz. La Ruta de los Molinos de Gargamala que comienza en la Iglesia de Santa María y termina en el pueblo de Barro. En el recorrido, se mezcla lo etnográfico y lo monumental con paisajes típicos de fraga. Por los antiguos caminos de carros descubriremos petroglifos, molinos de agua, caballos en libertad, cruceiros e incluso merenderos y un escudo de la Inquisición.